vehiculos electricos uso y mantenimiento

Vehículos eléctricos: uso y mantenimiento

Contrariamente a lo que se puede pensar, para un correcto uso de los vehículos eléctricos basta con seguir unas sencillas reglas que explicamos en esta página. Aquí puede encontrar una guía rápida sobre el vehículo eléctrico y su mantenimiento.
 

 

 

como recargar los vehiculos electricos

 

Cómo recargar los Vehículos eléctricos

Parece algo obvio, pero en realidad no lo es. La carga de las baterías debe hacerse preferentemente después de la descarga, es decir, al final de la jornada laboral. En cualquier caso, las baterías deben recargarse al menos una vez al mes, incluso cuando el vehículo no está en uso, para no causar daños a las propias baterías, como sucede con todos los aparatos eléctricos. Es una buena regla no dejar las baterías completamente descargadas si se quiere que duren más tiempo, esto se aplica a todos los aparatos eléctricos en general, no solo a los vehículos Alkè. Le damos también una guía rápida para la recarga de las baterías de los vehículos eléctricos.

 

uso del freno motor vehiculo electrico

 

Uso del freno motor

Utilizar lo más posible el freno motor y no los frenos: es el frenado regenerativo, este dispositivo tiene una doble ventaja, en primer, lugar recarga las baterías y, en algunos casos, la autonomía aumenta hasta casi del 30 %, en segundo lugar, la duración de los frenos es definitivamente mayor. La energía producida se utiliza para recargar la batería, por lo que es aconsejable (cuando sea posible) desacelerar soltando el pedal del acelerador sin utilizar los frenos, cuanto más larga sea la desaceleración, mayor será la energía enviada a la batería. Esta es una característica de los vehículos eléctricos.

 

conduccion vehiculo electrico en pendientes pronunciadas

 

Conducción en pendientes pronunciadas

En pendientes particularmente pronunciadas (tanto en subida como en bajada) es obligatorio dejar la marcha engranada. Al conducir en bajada, si es posible, reduzca la velocidad disminuyendo la presión sobre el acelerador. Hay que evitar la presión continua de los frenos, para evitar un peligroso sobrecalentamiento que causaría una reducción de su eficacia. Los vehículos eléctricos Alkè son capaces de afrontar pendientes de hasta del 35 %, entre los pocos de su categoría.

 

inspeccion y mantenimiento vehiculos electricos

 

Inspección y mantenimiento de Vehículos eléctricos - Las principales actividades

 

Los datos se descargan del ordenador de a bordo, incluyendo las cargas realizadas. Esta actividad se realiza para ver si el vehículo se utiliza correctamente, especialmente en lo que respecta a las cargas y si hay algún error.
Verificación de las conexiones eléctricas. Se verifican todas las conexiones, entre la batería y el controlador y entre el controlador y el motor. Además, en el caso de las baterías de plomo ácido, se controlan las conexiones entre las baterías.
Verificación de las piezas de desgaste. En el caso de los vehículos eléctricos Alkè falta toda la parte mecánica de la caja de cambios y del variador, además, la gestión del motor es mucho más sencilla y limpia que en los vehículos de combustión tradicionales. En este caso, las principales piezas de desgaste son los frenos y los cojinetes.
Verificación de posibles anomalías. Se realiza una prueba general del vehículo y se consulta al cliente para ver si ha detectado alguna anomalía.

 

El mantenimiento ordinario y extraordinario de este tipo de vehículos es mucho menor que el de los vehículos de combustión tradicional gracias a la menor presencia de piezas mecánicas y a un funcionamiento más sencillo. Para quienes están acostumbrados a utilizar vehículos diésel/gasolina y no tienen experiencia en el uso de vehículos eléctricos, muy a menudo se puede pensar que estos últimos son más complicados de usar, en realidad no es así, por el contrario, siguiendo algunos pequeños trucos el uso de un vehículo de tracción eléctrica es aún más fácil. En lo que respecta a los vehículos Alkè, se debe realizar un servicio anual en un centro de servicio autorizado. Con la verificación y el mantenimiento periódicos del vehículo se puede lograr mucho y garantizarle una larga vida útil. El mantenimiento de un vehículo eléctrico es muy sencillo, ya que reduce las actividades en el taller, y cuando una visita se hace imprescindible, minimiza el coste de la intervención. Algunas revisiones pueden ser realizadas por el usuario final, otras requieren un centro de servicio autorizado. Ciertamente, el uso de un vehículo eléctrico ahorra no solo combustible sino también mantenimiento, que cuesta mucho menos que el de un vehículo de combustión.

 

 

Si tiene alguna pregunta sobre el uso o el mantenimiento de los Vehículos eléctricos Alkè, escriba un mensaje aquí:





Los datos son procesados de acuerdo con el Decreto Legislativo 196/03 y “GDPR” 2016/679/EU

 

Volver